Durante mi estancia en Italia en 2010 tuve la oportunidad de captar las imagenes de los desechos, subproductos del mundial de futbol en un país hecho de esa sustancia: el futbol. A manera de argumento paleontologico, ese día Italia fue eliminado de la copa. No soy futbolero.